Pensamientos a medida

Si yo fuera escritora, me dedicaría a escribir obras literarias. Y si fuera poeta, entonces compondría poesía. Pero tan sólo soy una mujer, profesora y compositora de escritos.

En mi camino de crecimiento personal y a la vez profesional y de encuentro con mi subconsciente, me topé con la escritura.

Buscando la paz y el equilibrio, me encontré sin apenas darme cuenta, escribiendo sobre emociones, pensamientos y sentimientos. Había encontrado una forma de expresarme, que no había utilizado nunca, hasta hace poco más de dos años. Pero que, como si de una terapia se tratara, me ayudaba a sanar heridas, a organizar mis ideas e incluso a tomar decisiones.

Me conecté conmigo misma, vaciando todo tipo de pensamientos. Consiguiendo lo más importante, un gran autoconocimiento. Para así aprender a cuidar de todas esas ideas que pasaban por mi cabeza y que iba dejando fluir, fueran bonitas o no.

Según decía Cervantes “La pluma es la lengua del alma” y por eso mismo, lo que intento desde mis líneas es desnudar mi alma, de la forma más bonita que me es posible y de la que soy capaz. Para después, volver a arroparla, pero esta vez con pensamientos que me ayuden a crecer.

Y mi deseo es, que esas ropas logren seducirles lo suficiente para conseguir que se sientan reflejados, me manera que puedan también mejorar, evolucionar y crecer.

Que logren entenderse, ser, saber y sentir libremente.

mari angeles
poesía

El 20 de marzo de 2020 a las 20:00 horas de la tarde, participé por primera vez en un recital de poesía.

Organizado por el escritor y poeta Fran Ignacio Mendoza, tuvo el detalle y el regalo de acordarse de mí y pensar que podía participar con algunos de mis escritos en dicho evento. Era un privilegio inmenso, poder mezclarme con poetas con tanto talento y tanta experiencia y así aprender de todxs ellxs.
Además, el recital tenía la particularidad de ser en directo por Instagram. Porque, nos encontrábamos en la segunda semana de confinamiento en España, por la crisis sanitaria debida al Covid 19 y lo viví con una mezcla de emociones, pero con la ilusión de poder distraer y emocionar a quien lo escuchara.

Gracias a @fransilvania.ex, por este regalazo, lo disfruté muchísimo y significó mucho para mí poder recitar mis propios textos y que los demás los escucharan por primera vez, que espero no sea la última.

Relatos y poesía:

Dicen que los sueños se cumplen
5 de mayo de 2019
Villanueva de Córdoba (Córdoba)
Los sueños se cumplen, he de reconocer que es verdad, porque a mí me ha pasado y os voy a contar cómo ha sucedido.

Realmente todo comenzó el día en el que cambié de profesión y de un día para otro me encontraba dando clase en un instituto; si no hubiera sido así no me encontraría ahora mismo de profesora en el I.E.S. La Jara en Villanueva de Córdoba.

Durante los primeros días de septiembre, cuando aún no habían empezado las clases con los alumnos y andaba adaptándome al nuevo lugar, comenté mis aficiones con los compañeros, en concreto la de cantar. Fue entonces mi compañero, profesor de  tecnología Francisco David Martínez, el que me comentó que desde hace doce años en el pueblo se organizaba un musical, donde participa la gente del lugar, del instituto y también nuestro compañero profesor de música Miguel Torralbo. Me animó a inscribirme al casting y así lo hice.

Allí me presenté el día dos de octubre, semana previa a las evaluaciones iniciales en el centro hecha un manojo de nervios, aunque no aparentes. Me había preparado tres canciones (un bolero, una canción de Disney y otra del musical el Fantasma de la Ópera), pero sólo tuve que cantar dos. También se presentó un chico como  bailarín, alumno de cuarto de E.S.O. (Jose Coleto). A ambos nos hicieron también una prueba actuando y nos seleccionaron, para actuar; y a él para bailar y a mí para cantar, aunque de eso nos enteraríamos el día del reparto del guión.

Yo esperaba un papel pequeñito, sin embargo en el reparto de papeles que se hizo unas tres semanas más tarde después del casting, pude ver que no sólo cantaría, sino que actuaría y además era la “mala” (ladrona y asesina) de la obra. Una comedia de enredo de Alfonso Paso, totalmente adaptada, a la que se le han incluido canciones actuales. La obra original se llama “Vamos a contar mentiras” y nuestro musical se llamaría “Miénteme, pero no me engañes”. Pues la verdad, para mí era un auténtico reto, ya que cantar si lo había hecho anteriormente, alguna cosita (Coro de la Universidad de Almería, Coro Lírico de la Escuela de Música y Artes de Almería, formación en canto lírico durante cinco años, un año con un dúo cantando en bodas, cursos de formación en Madrid de técnica vocal con Irene Shams y curso con la coach del Circo del Sol en Madrid), pero actuar … como actriz nada de experiencia, ¿dónde me había metido yo solita?

Así que, comenzaron los ensayos, que a nivel teatral empezaron siendo dos días a la semana, al mes aumentaron a tres días y el mes antes del estreno pasaron a ser cuatro.

A parte había que realizar los ensayos a nivel musical, primero los cantantes y después con la orquesta. Todo por separado bien preparado, para después poder juntar a todos, actores, cantantes, bailarines y orquesta en uno. La maquinaria debía funcionar por separado, para que luego pudiera unirse con éxito.

Ha sido un esfuerzo tremendo y las últimas semanas de ensayos generales, unidos a las evaluaciones de final del segundo trimestre, han sido agotadoras realmente.

Sin embargo, lo hemos vivido con mucha ilusión. Por mi parte, hacía tiempo que yo deseaba realizar un musical, ya tuve un intento en Almería de organizar algo con unos amigos, me había presentado a varios castings y deseaba poder explorar esa faceta.

Y por los demás y hablo por todos, hemos disfrutado y construido una gran familia.

He conocido artistas y personas maravillosas que se han cruzado en mi camino, todos ellos son geniales y me quedo con una parte de ellos. He de mencionar a los alumnos y alumnas del instituto, algunos les doy clase y a otros no, pero todos hemos creado un gran equipo, separando a la perfección, el papel profesora – alumno/a y compañero del musical – compañera del musical, como son: Jóse Coleto, Juan Francisco Pozuelo, Alba Benítez, Lucía Cubero y Pilar Jordán. Nos hemos divertido, reído, agobiado, quisimos tirar la toalla y todo combinándolo con trabajos, estudios, clases y vidas personales. Pero está claro que
cuando las cosas se hacen con pasión e ilusión, nada es imposible.

Pues bien, los tres días antes del estreno acudimos a la radio (Radio Luna – Cadena Ser) para la promoción del espectáculo. Fue totalmente improvisado que yo pudiera asistir, pero me hizo una enorme ilusión, porque nunca me habían entrevistado en la radio. Asistí junto a Diego Higuera Muñoz, director de interpretación, Bernardo Benítez,
director musical y Miguel Ángel Cañuelo, en representación del Ayuntamiento de Villanueva de Córdoba, en concreto de la Delegación de Juventud, encargado de la producción del espectáculo.

Fue una entrevista entretenida y divertida, a cargo del locutor y gran profesional Juan Mohedano. Despertó gran curiosidad el hecho de que yo no sea de Villanueva de Córdoba y además sea profesora en el instituto, lo que sirvió para que la gente del pueblo me pudiera conocer un poco.

Es difícil llegar a un sitio nuevo y adaptarte, pero yo siempre intento integrarme y compartir todo con las personas que me rodean, y así de forma involuntaria o no, dejar una buena huella por donde paso. De hecho una chica que fue de espectadora, el primer fin de semana se me acercó a darme la enhorabuena y me comentó, eres muy valiente para participar e este espectáculo sin ser del pueblo. Yo agradecí sus palabras y al mismo tiempo me chocaron un poco, pero en realidad, yo lo que trato de hacer es, disfrutar.

Y llegamos a los días del estreno, tres fines de semana llenos de mezcla de emociones (ilusión, incertidumbre, alegría, diversión, risas, llantos) y con el Teatro lleno.

Ese momento en el que se levantaba el telón y veías a la gente sentada en sus asientos expectante. Había que dar el alma entera para que saliera bien, para que esas personas que estaban ahí disfrutaran. El primer día sobre todo allí estaban nuestras familias apoyando incondicionalmente, pero no puedes defraudar a nadie, se merecen ver y escuchar lo mejor de nosotros, todo el resultado fruto de tanto esfuerzo.

Todas esas sensaciones no se pueden describir, no se pueden tocar, no tienen color, ni olor, pero flotan en el aire.

Por todo esto, y por otras razones de fondo, ese que es más profundo, se hace tan importante en mi vida la música, el teatro y las artes en general.

Tendría que añadir, que al igual que pasa con una buena comida, que resulta que lo más sabroso puede estar en el fondo del plato, con las experiencias de la vida debemos quedarnos con lo aprendido y que se quede en nuestro paladar y nos deje un buen sabor de boca, como es en esta ocasión.

Descubrí con dieciséis años que me encantaba cantar y yo que siempre fui una niña y adolescente extremadamente tímida, eso me ayudó muchísimo a romper mis propias barreras. Más tarde con los años, el canto lírico fue mi mayor terapia en momentos difíciles, aunque también lo fueron la pintura al óleo y no hace mucho escribir.

Siempre he pensado que las artes, en cualquiera de sus formas de expresión son fundamentales para el crecimiento personas y doy fé de ello. Por eso, no deben ser olvidados en la educación de nuestros niños y adolescentes.

Porque la música ayuda a la concentración, fortalece el razonamiento, mejora la memoria y aumenta el coeficiente intelectual. Porque el teatro refuerza la lectura y la literatura, actualiza a los jóvenes en el arte, la historia y el lenguaje, ayuda a la socialización, sobre todo a los que más les cuesta comunicarse, transmite valores, estimula la creatividad y la imaginación y hace que los jóvenes se puedan sentir más seguros.

Y todo con un denominador común, porque mi lema es “amor para aprender mejor” y con cariño y pasión las cosas siempre salen bien.

Así que, pongamos amor, ritmo, música e interpretación en nuestras vidas y en las de
nuestros alumnos. No todos serán artistas, pero sí que adquirirán una experiencia que les dejará un buen sabor de boca y que sin duda podrán aplicar a sus objetivos y sueños el día de mañana.

Mi agradecimiento a mis compañeros del instituto, a todos los integrantes del musical, a todos los alumnos participantes en el espectáculo y a todos los que han acudido al Teatro a vernos, a Artes Escénicas de Villanueva de Córdoba, al Ayuntamiento de Villanueva de
Córdoba, a Radio Luna y a todos los espectadores y todos los que nos han dado su apoyo, son los que dan sentido a todo.

sueños

Te vi

Hoy te vi, pero tú a mí o. Estabas sonriendo y pasándolo bien. Yo intenté verte de otra forma, de verdad que lo intenté. De hecho, sabía que estarías por allí y dudé, e si pasaba o no. Pero ya sabes que me gustan los retos. Había mucha gente, era imposible que me vieras, pero sin embargo, yo te miraba, te miraba, te miraba… al principio se me hizo un nudo en la garganta y me dieron unas terribles ganas de llorar, pero no podía permitirme que eso sucediera. Me alejé un poco y te miré de lejos y esta vez, sonreí y pensé, pero qué gran fortuna haberte conocido, aunque no estés conmigo. Entonces me fui, triste, pero segura de que era lo correcto. En todo este tiempo, yo te enseñé totalmente mi alma, pero yo no logré desnudar la tuya. Te veo, pero tú a mí no, pero eso no es nada nuevo, realmente siempre fue así. Yo estaba ahí, pero tú no me veías, yo te amaba y tú sólo me querías, yo te esperaba, pero tú ibas y venías, yo finalmente me alejé y tú no volverías.

te vi te vi

te vi
Mundo relatos COVID

¡No es normal! Gritaba, lo de siempre.

Pero esto ya no es lo de ahora y ya no será, lo de después.

La antigua vida, no debería ser la de mañana, porque entonces no habremos aprendido nada de nada.

Hay muchos que no se han enterado aún del presente viviente y por eso no les importa si terminará yacente, moribundo e inerte.

Y si el futuro fuera el que alguna vez pensamos, no estaríamos entonces viviendo, ni siendo conscientes de nuestra propia vida.

Sin embargo, no todo el mundo se mira a sí mismo, para poder ver a los demás.

Y entonces, tampoco podrán cuidarse y cuidar como se debería aprender, desde la honestidad.

Pero, sobre todo este mundo, lo que está es, ausente de toda humanidad.

¡No es humano!

Lo que no lo es, es no ver y entender que nuestro propio cuidado, salvará a todos los demás.

Que si nos conociéramos más, podríamos saber mejor, que todo sería tan fácil, como amar y dar,  a los demás, todo lo que a nosotros nos gustaría recibir.

Que unidos multiplicamos la empatía de manera exponencial.

Que juntos nos elevamos al cubo, llamado “una nueva y mejor realidad”.

Que solidarios crecemos, alcanzando todos los sueños que nos faltan por cumplir.

Que si todo eso lo hubiéramos aprendido, nos quedaría un camino mejor que recorrer.

Que  si nos amáramos, todo sería más simple, imperfecto, pero mejor; en un intento y logro en unidad de acto, de una sociedad más sabia e inteligente.

relatos covid

Concurso nacional relato corto San Juan Bosco

INSOMNIO

Como noctámbula empedernida,

sin remedio y sin querer tenerlo

voy dibujando letras, trazando versos,

que acaban volando o a veces, se desvanecen.

Porque no sé si la inspiración viene o simplemente la dejo que se pose en mi ventana

Porque voy tintando a plumilla, sin dejar los espacios en blanco, necesarios descansos de vida

sin ensayar sombras, ni descubrir luces o detectar olores.

Prefiero que se deslice sin frenos,

pero es caprichosa y libertina, rebelde y bohemia

Simplemente, impredecible … como tú, contradictoria … como tú.

Siento, cómo mis líneas están entrecosidas en mis pensamientos

y las emociones depositadas y presentes,

fluyen en una noche en sombra, emborrachada de tinieblas de desamor,

tras la guerra perdida de una historia terminada.

Es mi alma la que se deja llevar y quiere abandonarse a las estrellas,

pero acaba apoyada en mi almohada

a la espera desesperada de mi descanso.

Sin embargo, la pasión gobierna mi vida, sin dejar ningún afecto sin hilar,

el hilo para dulces puntadas de caricias, que ya contigo no voy a poder volver a dar.

Y la impotencia se apodera de mis sentimientos

agotados de tanto vaivén,

venías cuando querías, pero te has ido … también.

¡Y pido, qué mis frases no enmudezcan!

Que hablen por sí solas.

Que mi aliento se desnude al aire y que se seque por el desdén.

Vaciaré motivos e iré arañando sábanas equivocadas,

es por si desprendieran lucidez, esa que necesité.

Me paseo desnuda hasta los huesos,

la piel se me derrite en cada calentura

y se evapora en cada uno de mis suspiros,

como los momentos en los que apareces reflejado en otro cuerpo que no conozco.

Los anhelos se me han caído al suelo, rotos de tanto roce con derecho a algo, de amistad,

puede que sea la ley de la gravedad o la ley de quitarse la ropa, sin pensar.

Porque quien ama como amo yo,

no merece existencia en esta vida, sino en una muy superior.

Porque, lo que quiero es una ilusión para vivirme, mas no necesito finales para querer morir.

Y con todo, olvido que algunas personas son cobardes por naturaleza y naturalmente, lo son.

Me he distraído, con el despiste que otorga enamorarse,

siendo un ejemplo vivo y viviente

de la necia experiencia de una valiente

que no aprende nada del amor o del desamor,

porque, son lo mismo, pero no …

Hasta las ovejitas que conté en mis intentos de conciliar el sueño,

me están susurrando, a gritos me cantan,

me dicen

se desdicen e insisten,

que te perdiste terminar de conocerme,

ilusa yo, que pensé que querías poder hacerlo…

Pero volvería una y otra vez, en bucle,

a lo que sentí en aquel hogar de lunáticos, endeble como una casita de heno,

felices ambos, en tu mundo paralelo

inconsciente, de que se me iba de las manos,

que tu únicamente amigos suma y da como resultado, mi amigo o algo más

que para ti era suficiente

pero para mí … era quererte aún más.

Así que en cada amanecer, me miento,

mentiras que no engañan,

porque a ti, nunca lo hice

me pierdo en tu laberinto, que ya no es el mío…

me muero … y después, despierto.

Y por si acaso, no quiero bajar de mi nube,

seré una insensata de la realidad

que anida en brazos erróneos

camas insípidas de usar y tirar

como tiritas, sin desinfectante

con mi alma loca … sin quererla atar.

Hasta mi sensualidad se fue despavorida

y se arrastró al hueco de mi dignidad,

ésta descansaba, buscando cómo olvidarte… sin más.

Perdiéndome en la marea de sentirme sola

esa enfermedad actual,

que viaja en un barco a la deriva y en mi camino va.

Como esa hoja que va caducando en cada estación y desaparece en primavera.

Porque ya no existen entretiempos de espera

y pasamos del frío al calor, pero no al de nuestro ardor.

Sin embargo, el eco de tu voz en mi cuello aún me remueve, descoloca y duele

las esquinas de mis besos te buscan,

pero esta vez, quieren encontrarte en una calle en línea recta, hasta el final…

Habíamos trazado líneas en rayado cruzado y la pluma de nuestros sueños juntos

encontró las dificultades en el arranque de su escritura, frío vaticinio del desengaño.

Las noches se me tornaron en días, los días en lienzos en blanco

en miradas sin magia

en espejos de reflejos imperfectos

en un subconsciente atontado y encharcado de una obsesión imposible.

Se escucha cómo se están rifando las poesías en la tómbola de este libro,

él que me ha tocado escribir,

para poder borrarlo con el destino que me tocará sobrevivir

y las noches en las que finalmente, podré dormir … o no…

Aunque, en la madrugada de insomnio, confiaré en vivir

llenando el colchón, que nos escuchó, de sueños

cubriéndome sólo los pies en verano, si refresca… con nuevos deseos

y despertando en mañanas,

repletas de presente…

repletas del ahora y desbordadas,

de mi persona y mi sentir.

san bosco

¡Contáctame!

Ya me conoces un poquito más, ¿te puedo ayudar en algo? Ponte en contacto conmigo por uno de los siguientes medios:

Email

info@saberysentir.com

Teléfono

637 83 78 27

También puedes rellenar este formulario:

Nuevo campo

11 + 7 =

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar